Bajo el lema “trabajando por la sustentabilidad de la carne vacuna argentina”, la Mesa Argentina de Carne Sustentable (MACS) realizó la plenaria virtual de fin de año.

Durante el encuentro, los miembros recorrieron el trayecto de la Mesa y compartieron los resultados y avances de los principales temas trabajados durante 2020, así como las prioridades para el plan de trabajo del 2021. También se analizó el rol de la demanda de los consumidores como disparador de los cambios en los proveedores de alimentos.

Para comenzar la reunión, el presidente de la MACS, Federico Baiocchi, realizó un repaso del trabajo realizado desde el 2018. Hoy la MACS está integrada por más de 40 miembros que componen la cadena de valor de la carne vacuna, desde su producción hasta su comercialización junto a ONGs, y empresas de insumos y servicios.

Con respecto al 2021, Baiocchi sostuvo: “Creemos que va a ser un año muy importante para la MACS porque vamos a terminar los indicadores de producción y la guía de autoevaluación para productores”.

Además, anticipó que van a desarrollar los indicadores para los demás eslabones de la cadena como la industria, las empresas de insumos y servicios y el retail y minoristas. Y que trabajarán en la incorporación de más miembros y en el posicionamiento de la entidad a nivel nacional e internacional.

“Estamos comenzando a trabajar en el proceso de planificación estratégica de los próximos 3 años. Sabemos todos en el país que vivimos y consideramos que es un plazo suficiente como para establecer un rumbo de trabajo”, indicó el presidente de la MACS.

Por otra parte, Josefina Eisele, Directora Regional de la Mesa Redonda Global de Carne Sustentable (GRSB), entidad de la que MACS es integrante, sostuvo: “La Mesa, sin la participación de sus miembros no avanza, no tiene sentido. Porque la idea no es que alguien imponga un concepto de sustentabilidad sino que entre todos construyamos algo ambicioso, pero que también represente la realidad del sector”, indicó.

Cómo se diseñan los indicadores de sustentabilidad

Mercedes Vasallo, de CREA, se refirió al proceso de diseño de los indicadores de sustentabilidad de la carne argentina, a los avances y el estado de situación. Según Vasallo, estos indicadores servirían de base para una mejora continua de la sustentabilidad de la cadena. “Nos permitirían caracterizarnos a todos los actores de la cadena de carne vacuna argentina y a partir de ahí empezar a medirnos, evaluarnos y ver en qué aspectos tiene que mejorar cada uno de los actores”, explicó.

Vasallo contó que luego de una una revisión bibliográfica de otras iniciativas de sustentabilidad de distintos países, se trabajó en comisiones, seleccionando aquellos que sirvieran a las expectativas de la MACS.

En estos días se trabaja en la redacción final de la Guía de Indicadores, y en formularios de autoevaluación “que permitan a cada uno de los actores, en este caso a los productores, poder ver en qué nivel de sustentabilidad están para identificar cuáles serían las prioridades para lograr esta mejora continua de las empresas”, manifestó.

Uno de los puntos que destacaron los integrantes de las comisiones técnicas fue que, para el diseño de estos indicadores, siempre se enfocaron en la realidad productiva de Argentina. “Buscamos interpretar lo que hicieron otros países y adaptarlos a nuestra realidad”, coincidieron.

Tendencias y mercados. El rol de la MACS

Víctor Tonelli, productor e integrante de la MACS, fue otro de los disertantes de la plenaria virtual. Brindó un breve panorama del escenario mundial de la carne y algunos de los aspectos que hoy presentan desafíos significativos, asegurando que pese a las limitantes del Covid, en 2020, las exportaciones de carne llegarán a un volumen de negocios de 11 millones de toneladas.

“Para 2021, se espera que 2 de los 6 proveedores más importantes del mundo, como son Europa y Australia, estén con menor producción y exportación. En la otra punta, estará EEUU recuperando actividad y capacidad de procesamiento. Y Brasil continuará creciendo, sobre todo en exportación donde volcará un 30% del total de su producción. Para Argentina se esperan los mismos niveles de producción y exportación”, anticipó y agregó: “Esperemos el avance de las vacunas y la recuperación de la demanda europea”.

Por otro lado, señaló que otro de los temas del 2021 serán los controles externos y el cambio en los canales de comercialización, con el crecimiento del e-commerce; “que demanda mucha más información, transparencia y garantía”.

Luego, Tonelli dijo que unos de los temas fundamentales que hace a la razón de ser de la MACS es dar respuesta a los puntos vinculados a la responsabilidad social. “Los consumidores, sobre todo de los países social y culturalmente más desarrollados, están poniendo mucha presión a las empresas que proveen alimentos en la forma, la manera y en las garantías que respaldan los productos que van a comprar. Ponen el acento en aspectos sensibles como son las emisiones de gases de efecto invernadero, la huella ambiental, el cuidado del suelo, agua, la inocuidad y la seguridad de esos alimentos. Además, tienen en cuenta el uso de antibióticos, la salud y el bienestar de los animales, y por supuesto de los trabajadores y de las comunidades que rodean las áreas de trabajo”, expresó.

Para cerrar su disertación, Víctor Tonelli, destacó: “Eso que arranca genuinamente desde los consumidores también lleva a los gobiernos a tomar medidas. Estas medidas son prioritarias y hoy nos pisan los talones. Hace 4 años cuando empezábamos a hablar nos decían que no era un tema prioritario, y esto hoy es más que eso. Por ejemplo, el Reino Unido pondrá altos aranceles a productos provenientes de regiones que deforesten ilegalmente. Acá si bien hay regulaciones muy buenas, sabemos que el cumplimiento no es 100%. Requiere respuestas colectivas. Para dar respuesta necesitamos los indicadores de sustentabilidad y el trabajo de todos. La MACS no va a ser una certificadora, es un trabajo en el que se tiene que comprometer toda la cadena”.

Por su parte, y como cierre de la plenaria virtual, el vicepresidente de la MACS, Bernardo Cané, resaltó que “la cadena de la carne debe pensar más en el cliente final, tanto para el mercado local como el internacional”. Aseguró que el país “debería defenderse mucho más usando mecanismos internacionales para destrabar barreras”, como las sanitarias o de intereses de consumidores.

Además, Cané sostuvo: “La MACS es claramente el vehículo donde podemos difundir estos temas, la acreditación bajo indicadores, planes pilotos, información, y constituir un volumen de carne verificada que haya sido producida bajo estos parámetros, para llegar a los mercados de una manera más acorazada”, y agregó: “Argentina tiene el producto. Necesitamos la participación de todo el sector para lanzarnos a una escala mayor”.