Productores ganaderos se reunieron en este espacio de trabajo para pensar el protagonismo de la sustentabilidad en el mercado local e internacional.

La Mesa Argentina de Carne Sustentable (MACS) trabaja bajo el lema “Trabajando por la sustentabilidad de la carne vacuna argentina” y busca poner en el centro de la cuestión al consumidor final. En este sentido, la MACS llevó a cabo su cierre anual con proyecciones para los próximos años. 

En este sentido, el presidente de la mesa, Federico Baiocchi, sostuvo: “Creemos que va a ser un año muy importante para la MACS porque vamos a terminar los indicadores de producción y la guía de autoevaluación para productores”. Además, anticipó que van a desarrollar los indicadores para los demás eslabones de la cadena como la industria, las empresas de insumos y servicios y el retail y minoristas. Y que trabajarán en la incorporación de más miembros y en el posicionamiento de la entidad a nivel nacional e internacional.

Por otra parte, la MACS trabaja en un proceso de planificación estratégica de los próximos 3 años. “Sabemos todos en el país que vivimos y consideramos que es un plazo suficiente como para establecer un rumbo de trabajo”, indicó el presidente 

En esta oportunidad la mesa está diseñando un programa para los próximos tres años, que cuenta con un auto test de sustentabilidad. En este sentido, Mercedes Vasallo, de CREA, se refirió al proceso de diseño de los indicadores de sustentabilidad de la carne argentina, a los avances y el estado de situación. “Nos permitirían caracterizarnos a todos los actores de la cadena de carne vacuna argentina y a partir de ahí empezar a medirnos, evaluarnos y ver en qué aspectos tiene que mejorar cada uno de los actores”, explicó.

Desde la mesa señalaron que se está diagramando una Guía de Indicadores, y en formularios de autoevaluación que permita a cada uno de los actores, en este caso a los productores, poder ver en qué nivel de sustentabilidad están. De esta manera, identificar cuáles serían las prioridades para lograr esta mejora continua de las empresas, manifestó.  

Por su parte, el vicepresidente de la MACS, Bernardo Cané, resaltó que la cadena de la carne debe pensar más en el cliente final, tanto para el mercado local como el internacional”. Asimismo, aseguró: “El país debería defenderse mucho más usando mecanismos internacionales para destrabar barreras, como las sanitarias o de intereses de consumidores”.

“Argentina tiene el producto. Necesitamos la participación de todo el sector para lanzarnos a una escala mayor”, concluyó.